¡HASTA LUEGO CLAUDIO!

Perdón… no puedo… me cuesta poner en palabras lo que aún mi corazón y mente no terminan de aceptar… Te fuiste dejándonos tu estela… Como los seres que iluminan hasta enceguecernos… aunque el tiempo que compartamos con ellos sea tan breve como un segundo…

Quería verte envejecer plenos y felices junto a mi hermanita Karina y a mi sobrino Lauti… La vida que estaban transitando juntos era la compensación a tantas pruebas que supieron superar a lo largo de la anterior a conocerse…

Eran el uno para el otro… el complemento justo… Y juntos concibieron ese sobrinito por el que vamos a luchar todos juntos familiares y amigos para poder darle la existencia que vos tenías planificada y estabas como el hornero…paso a paso logrando construirla…

Hasta acabar tu “gran obra”… No fue así, alguien oscuro sin tu resplandor, sin tu grandeza de espíritu, sin tu capacidad para transformar su entorno en dicha, alegría, felicidad interrumpió un proyecto de vida compartido…

Te encontró como no podía ser de otra manera trabajando para mejorar tu nido -pintando las rejas del frente de tu casa- el que defendiste hasta el último momento con tu cuerpo y vida… La tristeza profunda que hoy nos embarga a quienes los conocíamos bien, no nos paralizará para buscar justicia… todo lo contrario, se va a transformar en el motor necesario para sostenernos y por sobre todas las cosas… estar para sostener a esa familia maravillosa que dejaste…

Te fuiste en primavera… No podía ser de otra manera, nos dejaste sin tu deliciosa risa, sin tu entusiasmo, tu optimismo, con sólo 39 años, un hijito de 4 y una mujer fantástica.

Dionne Sabattini

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.