100 AÑOS DE MERI PASSADORE

P10506791915 fue un año fuerte. El mundo se enfrentaba a la Primera Guerra Mundial, nacían Orson Welles, David Rockefeller, Pinochet, Frank Sinatra y Edith Piaf entre otros.

Pero ese mismo año, mientras tanto, George Cloude patentaba el tubo de neón para uso publicitario.

Y es con números de neón del color de sus ojos que también nacía Meri Passadore.

Vengo de su cumpleaños número 100 y al desandar las calles del centro de Ituzaingó en esa primera tarde real del otoño gris, el daltonismo me jugó una mala pasada, o… Bueno, el lector decidirá.

Apenas 30 minutos estuve en su casa por esos misterios que tiene el periodismo, cada tanto también me preguntan si es viable una nota con una viejita de 100 jóvenes años.

En la primera porción de esos 30 minutos fui viendo el recibimiento a sus familiares, amigos, vecinos y me pareció que alguien me había engañado con la verdadera edad de Meri, aunque los globos dijeran 100 años.

Me permití charlar con ella y grabarlo en video. Me felicito por ello, me contestó a cada pregunta con la brillantez de sus ojos, el movimiento enérgico de sus manos y la picardía de su mirada que lamentablemente no puedo trasmitir en estas líneas. Por suerte tenemos internet para compartir las imágenes.

El “reportaje” dura 6 minutos y al promediarlo, Meri comenzó a preguntarme a mi transformándolo en una charla deliciosa por su intercesión.

Cuenta del Ituzaingó que la recibió hace más de 60 años que la cautivó de entrada, a pesar de que venían de vivir en Belgrano; nos da una de sus recetas: “hay que tener paciencia para soportar entre otras cosas tantas mentiras de los políticos de todos los tiempos”; y tal vez lo fundamental… prometió “contagiarme” su jovialidad y longevidad.

“Vos podés llegar como yo, tenés que tener paciencia”, mientras me agarraba con esas manos.

1915 fue un año fuerte, pero los años no saben de eso… los años pasan… y a Meri Passadore no se nota que le han pasado como el resto de los mortales suponemos que deba ser.

2015 promete ser dulce; las enciclopedias de internet darán cuenta de ello en su momento. En Ituzaingó, en la casita de Meri fue una fiesta.

“Que se acuerden de vos te da más ganas de vivir” termina la entrevista sabiamente Meri Passadore.

Afuera, gris, llovizna, los políticos matándose para mostrar la mejor escarapela, servir el mejor locro y en muchos casos engañar a los vecinos… Ninguno de ellos llegará a los 100 años.

¡Gracias Meri!

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.