LA INOLVIDABLE SEÑORITA «BATI»

“Fueron mis maestras Elina Maceira, Fourcade, San Martín, Marinis, Franco, González y la inolvidable “Bati” Beatriz Visillac de Ayerbe, que al reintegrarse después de su embarazo encontró que tenía un cuatro en conducta y previendo la reacción de mi madre me propuso quedarme callado “cinco minutos” a cambio de un diez.

Pero después fui abanderado como mejor alumno de la escuela con asistencia perfecta y también boy scout porque en 1942 la escuela tenía una compañía de boy scout cuyo jefe era el profesor Celdrán”. (Testimonio de Hugo Bagnacedri).

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.