LA GUERRA DE JUDEA EN ITUZAINGÓ

“El andaluz Anzón era un hombre muy bravo, así que los chicos solían tirarle piedras al techo de chapa de su casa. Salía y agitando los brazos gritaba: ¡Eh!… ¡Parece la guerra de Judea!… Después se iba a dormir la siesta en un sillón destartalado junto al alambrado de la quinta de Benvenuto cerca de los molinetes…” (Testimonio de Ida e Isabel Boccanera).

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.