EL LUNGO ALESSANDRIA Y EL POLVO DE LADRILLO

“El lungo Alessandria tenía una fábrica de polvo de ladrillos… yo le llevaba con los carros la tierra colorada que sacaba de los pozos… él la mezclaba y la vendía como polvo de ladrillo”.

(Testimonio de Francisco Tornador),
extraido del libro «Ituzaingó, al oeste de Buenos Aires» de Rolando Goyaud y el prof. Ricardo Castillo.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.