CONFITERIA ITUZAINGO Y EL PECADO CAPITAL

La “Confitería Ituzaingó” en Rondeau y Rivadavia perteneció al señor Rodríguez que fue mozo de la confitería de Gath & Chaves. “El señor Rodríguez cedía el salón del primer piso los días jueves para las reuniones de la Asociación Juvenil Ituzaingó que como cuota solamente recibía un libro. Pero esas reuniones se cortaron cuando Jepel, que tenía su quinta por el Colegio Las Esclavas invitó al socialista Mario Bravo y por aquella época eso era un pecado capital”.

(Testimonio de Zulema García Cobian de Fernández Ceballos),
extraido del libro “Ituzaingó, al oeste de Buenos Aires” de Rolando Goyaud y el prof. Ricardo Castillo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.