CHARLA CON CARLOS ROMANO

 

La Voz: ¿Cuál su posición con respecto al Impuestazo de Descalzo?

Carlos Romano: Nuestra institución tiene por objeto social la defensa de la ecología en el área comprendida por la Ordenanza de Protección. Aun cuando algunas personas  suelen intentar que las ONGs  estén para satisfacer sus propias ideas o deseos, las organizaciones tienen estatutos y mandatos los que debemos  atender primero.

En el caso de PLAC esto no implicó cerrarnos a trabajar por y para la comunidad. Por ejemplo, NO es nuestro objeto, ni el de ninguna institución el ejercicio de la seguridad, pero sin embargo acompañamos  e inclusive  presidimos el Foro de Seguridad ya que así lo permite la Ley 12154. Desde la dirección de PLAC queremos marcar así la diferencia entre lo que se debe reclamar al Estado, y aquello que es, puede, y se debe pedir a un “placquista”, caso contrario resulta muy difícil sostener una institución y tener recursos humanos para atender todos y cada uno de los temas que surgen en la sociedad. Nos relacionamos con políticos y vecinos, pero PLAC es sólo para el vecindario, por la fuerza y voluntariado de sus socios. Y lógicamente sólo de sus socios cuando se trata de decidir qué hará PLAC.

 

La Voz: Volviendo a mi pregunta ¿Cuál es la posición con respecto al incremento impositivo?

 

Como ciudadano vecino, no me caben las generales de la ley, y puedo, dije y digo con total libertad, en referencia a un crecimiento impositivo excesivo mal gerenciado o instado desde toda la política local.  Como ciudadano puedo considerarlo  sin  razón de sustento, y hasta cuestionarlo esgrimiendo  pérdida de confianza, o ausencia de planificación de algunos operadores políticos.  Como vecino y asociado sigo opinando que es mejor, en vez de presionar con más cargas a la población, favorecer a las pocas ONGs que aún estamos en pie en la labor complementaria de un Estado incapaz  que no “se encuentra” así mismo. Pero como socio y presidente de la institución PLAC, y en representación de la dirección de socios, no puedo comprometerla con mis actos y dichos más allá de su objeto social. Cuando nos afectamos societariamente lo más importante es la esencia colectiva.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.