BAR «LA BABILONIA» EN ITUZAINGÓ

“Fiorino Ragazzo tenía un bar en Blas Parera y Rivadavia donde vivía. Un día un hombre comió y después le dijo que no podía pagarle. Como era pintor, Fiorino lo perdonó a cambio que le pintara un mural y le dio una ilustración con la Babilonia. Por eso el bar se llamó “La Babilonia”.

(testimonio de Santiago Firpo),
extraido del libro «Ituzaingó al Oeste de Buenos Aires» deRolando Goyaud y el prof. Ricardo Castillo

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.