ATE LE DA LA ESPALDA A EMPLEADO MUNICIPAL

Por “pisarle los callos” a funcionario de Salud, lo acusan de pisarle un pie a compañera de trabajo

 

Tengo 56 años, 34 años de casado y conviviendo con la misma mujer, 32 años de residencia en el mismo barrio y la misma casa, 19 años de antigüedad al servicio de la comuna de Ituzaingó, no tengo antecedentes penales ni policiales, viví y vivo de mi trabajo; mi hija quedó embarazada siendo soltera y muy joven, no la abandoné y colaboré en la crianza de mi nieto como si fuera mi hijo; nunca golpeé la puerta de un funcionario para pedir que me retiren una infracción, me devuelvan un auto incautado por «mellizo» o me saquen un hijo de la comisaria; no vacié empresas, no maté, no violé, no robé; mi conducta es la de un hombre normal respetando las normas de convivencia.

sin embargo, un minúsculo grupo de seudodirigentes emborrachados de poder y supuestamente peronistas que ponen su manito sobre el corazón cuando canta el Himno Nacional y que hablan de gestión, trabajo, justicia social e igualdad inquisidoramente me hostigan tan solo por no militar en sus filas, por no apoyar el «proyecto» o el «modelo», por haber sido delegado de A.T.E., POR NO PENSAR IGUAL. Como no encontraron nada doloso para acusarme, convencieron a Vanesa Torrilla (empleada de la Secretaría de Salud y compañera
de trabajo de mi mismo sector. ¿Compañera?) para que formulara una denuncia penal en mi contra y de esta manera lograr sancionarme (sin otorgarme derecho a defensa, claro está) para silenciar mis reclamos de justicia laboral.
Confiando en la justicia y en mis actos, invertí tiempo y dinero para demostrar los métodos nefastos de estos tenebrosos personajes y no me arrepiento de la inversión porque mi dignidad como trabajador y ser humano vale mucho más que el tiempo y costo invertido en abogado, tasa de justicia, combustible, fotocopias, etc. Y hoy, felizmente puedo mostrarles a todos que Vanesa Torrilla mintió impulsada y amparada por algunos indignos funcionarios municipales de reputación reprochable y conducta vergonzosa.
En resumen:
– Vanesa Torrilla dijo que soy delincuente, hizo una denuncia incoherente y no pudo demostrar nada.
– La institución Municipal se retracta.
– La justicia no halló pruebas en mi contra y desestimó la causa. (ver adjunto)
¿Qué dirán ahora esos funcionarios municipales cómplices de FALSA DENUNCIA que utilizan a la Administración Pública para dirimir sus cuestiones personales?
No se que dirán. Yo les digo a ellos que a través del dialogo hubiésemos acordado, pero eligieron el camino más difícil, un camino al que no le temo.
La libertad es el producto mas caro que existe, pero vale la pena endeudarse por ella, inténtenlo.


 

REFLEXIONES VARIAS

· Si por Convenio con el Ministerio de Salud el 25% de las prestaciones por el PLAN NACER se pueden pagar en concepto de INCENTIVO para el personal municipal… ¿por qué los agentes municipales lo perciben un año después y en forma discriminatoria (a unas sí y a otros no)?
· ¿Por qué la policía fue a buscar testigos a 300 metros de donde ocurrió el supuesto hecho?
· ¿Por qué las “falsas denuncias” y “los traslados del lugar de trabajo” se hacen siempre en contra de los que piensan diferente?
· Si la masa salarial de los agentes municipales se lleva el 40% del Presupuesto ¿por qué en la negociación del Presupuesto no están ellos representados?

 

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.