ANALISIS DE REALIDAD POLITICA POR WALTER ELIAS

Le hicimos una nota al dirigente político, ex funcionario y ex concejal de Ituzaingó Walter Elías hoy 10 de diciembre, justo 3 años después de finalizar su último mandato. Como sabemos que no ha ejercido ningún cargo público en este tiempo y se ha alejado un poco de la política activa, pero solo un poco, porque lo conocemos un observador de la cosa pública en la Nación, la Provincia y el distrito, es que decidimos hacer una entrevista  resumiendo su mirada de la actualidad política.

La Voz: ¿Cómo ve este cambio de gestión nacional y provincial desde su mirada crítica de la política?

W.E.: En principio no me sorprendió el resultado nacional como le pasó a muchos ciudadanos ya que considero que el ciclo “kirchnerista” en gestión de gobierno había sufrido demasiado desgaste y la gente buscaba un cambio que fue expresado en las urnas. Tenía claro que a Scioli le iba a costar muchísimo llegar a la presidencia de la Nación rodeado de los actores del kirchnerismo que inundaron su lista. Creo que no tomó la decisión adecuada de separarse del kirchnerismo en el 2013 cuando un grupo de peronismo disidente le había propuesto romper con el kirchnerismo y hacer un acuerdo político con Sergio Massa. Ese error lo pagó con la derrota electoral de las presidenciales 2015, con lo cual ese resultado no fue una sorpresa como sí lo fue el resultado de la provincia de Buenos Aires. Creo que la mayoría de los políticos de la Argentina no esperaban que María Eugenia Vidal ganara la elección a gobernadora con toda claridad.

La Voz: A un año ya de haber asumido ¿cómo ve la gestión de Macri y Vidal?

W.E.: Desde ya creo que el PRO y Cambiemos son un gobierno de transición. No creo que puedan llegar a una expectativa de ser un tercer movimiento histórico en la Argentina como han pretendido otros sectores a los que les tocó gobernar con anterioridad (caso el alfonsinismo como ejemplo), pero sí creo que la gente volcó muchas expectativas en que Cambiemos ordene el tema institucional, jurídico y económico del país. Hacia ese lugar miró el ciudadano cuando votó este cambio. En lo institucional se ve una mejora, más diálogo, más apertura en la información periodística, ministros que propician reuniones, charlas y debates en busca de una mejor calidad institucional.

En lo jurídico veo que jueces que antes estaban durmiendo la siesta, se han despertado; hay una brisa de tratar de hacer las cosas con más celeridad, y en lo económico, si bien se tomaron medidas inevitables para la salud de  nuestra economía como la salida del cepo cambiario, la negociación de las deudas externas con los organismos internacionales que nos permiten la posibilidad de tener crédito, etc., todo eso se ha opacado en lo institucional con algunos decretos innecesarios, en lo jurídico con un fuerte direccionamiento de hacer Justicia “en contra de” y no una justicia para todos, faltando por sobre todas las cosas algo que es muy importante para el ciudadano de a pie, que es la celeridad y la coherencia en los fallos que tienen que ver con la delincuencia y el narcotráfico que más allá de lo político le afecta al pueblo en el día a día.

Sigue habiendo fallos muy endebles, la famosa puerta giratoria, sigue girando, los delincuentes siguen manteniendo privilegios de impunidad jurídica que todavía no se han remediado y con respecto a la economía después de un pico inflacionario demasiado elevado para la resistencia de los bolsillos de los argentinos, hemos entrado en una recesión comercial e industrial muy aguda, si bien hay sectores como el del campo que se han beneficiado con medidas económicas, las pymes y el pequeño comerciante que son una mayoría productiva fundamental para la economía argentina están pasando uno de los peores momentos de los últimos 15 años, lo cual hace que la esperanza y la expectativa sobre un nuevo gobierno que expresaba el cambio, lamentablemente, se van dilatando día tras día.

Y con respecto a la provincia de Buenos Aires vemos una gobernadora que a muchos nos ha sorprendido por su compromiso en la gestión, su importante voluntad de trabajo y esto se refleja en su alta imagen positiva. Ha encontrado una Provincia muy compleja, con altos grados de delincuencia, de corrupción y con grandes focos de pobreza estructural que va a costar años erradicar.

En síntesis creo que hay una buena actitud pero seguramente falte equipo de gestión con verdadero conocimiento territorial y como le pasa al gobierno nacional, si bien tiene una mirada acertada en lo macro, les cuesta mucho solucionar los problemas puntuales que tiene la Provincia, tal vez porque no logran todavía entender la problemática social, económica y cultural de nuestra provincia, fundamentalmente en lo que hace al Conurbano Bonaerense, que es un mundo aparte de la realidad nacional, donde la problemática es variada y necesita soluciones de fondo.

No se arreglará la descomposición social de la Provincia con un par de escuelas más, ni con más asfaltos, o más cloacas, o más agua corriente. La Provincia necesita de medidas fuertes con una mirada sumamente progresista y con cambios profundos de formas en la estructura de Seguridad, una nueva carta orgánica para las Municipalidades, un sistema de descentralización profunda y real de la gestión y trabajarla no Municipio por Municipio sino con una mirada regional.

Tener los ministros de la Pcia. interactuando más cerca con los Intendentes, los Concejos Deliberantes y las fuerzas vivas de la comunidad, gestionando más cerca de la gente en una Provincia con tantos habitantes y tanto territorio por cubrir, creo que administrar desde La Plata no alcanza. Tenemos que ir a un sistema donde tengamos un Gobierno Centralizado pero un Estado Descentralizado.

Me imagino un Ministerio de Seguridad no con un Jefe Departamental regional que responde a la parte operativo sino con un funcionario técnico y político que pueda hablar el mismo idioma con los concejales, los diputados, los dirigentes y los ciudadanos, solucionando las cosas en el día a día y viendo las diferencias que existen entre la zona sur, la zona oeste, o la zona rural, tomando medidas concretas que tengan que ver con cada una en particular. Este ejemplo se puede extender a otras áreas de gestión como por ejemplo: Salud, Educación, Cultura.

La Voz: Finalmente llegamos a Ituzaingó, ¿qué opina del culebrón de Cambiemos en el distrito?

W.E.: Lamentable la situación política que atraviesa nuestro querido Ituzaingó en este momento. Evidentemente la nueva política y el recambio generacional que representan algunos nuevos actores de la política local en vez de aclararle al vecino su mirada y su análisis, lo que hacen es confundirlo cada día más. No quiero dar nombres porque me resulta innecesario pero todos o casi todos los vecinos de Ituzaingó conocemos hoy por hoy gracias a las redes sociales y a la rapidez de la transmisión de las noticias a través de  los medios locales, incluso a través de los vecinos que sacan fotos y comentan, que informan de alguna manera, todo se sabe y nada es fácil de ocultar. Y me estoy refiriendo concretamente a un comentario que circula por todo el distrito desde el año pasado referido a que Cambiemos podría haber sido gobierno en Ituzaingó y como dice la frase popular “se le escapó la tortuga”.

Y la responsabilidad principal es de la dirigencia provincial y nacional de Cambiemos, que no ha tenido el suficiente conocimiento y una mirada estratégica del momento actual de la política en Ituzaingó. Si a eso le agregamos el camuflaje, las quinta-columnas, los pícaros de la política local y la ingenuidad de muchos militantes nuevos de ese sector, me refiero fundamentalmente al PRO, podemos entender algo que dije en reiteradas oportunidades, que “nos eligen a los que elegimos.

¿Qué quiero expresar? Que los candidatos que elige la comunidad de Ituzaingó, en muchísimas oportunidades (casi todas) son elegidos por el dedo del poder político, aunque haya una interna planificada, manipulada, y preestablecida por gente que ni siquiera toma ella las decisiones, sino que se las pregunta al poder político local.

Traducido: muchos de los candidatos que se presentan en nuestro distrito en los últimos tiempos no son genuinos exponentes de la necesidad de los vecinos, o bien por desconocimiento del territorio, o porque directamente viven en otro lado o porque son parte de una corporación política que ocupan un lugar simplemente porque alguien les dijo que deben ocuparlo. Lamentablemente la militancia ha crecido en número pero ha bajado el nivel de representatividad. Esto hace que los vientos de cambio no sean más que una pequeña brisa.

Como muchos que tenemos otra formación política, consideramos que hace falta una estructura política genuina con conocimiento real de las necesidades de la comunidad de Ituzaingó, con experiencia pero también con un compromiso que va más allá de la capacidad técnica y que tiene que ver más con el afecto y con el interés laboral, familiar y personal de que Ituzaingó despegue de una vez por todas. Creo que estamos para más, que hay un ciclo de gestión que ya está agotado. Lo expresan más del 70% de los vecinos con su voto y en las redes sociales y en el día a día por nuestras calles, y es necesario un nuevo liderazgo, nuevos equipos de trabajo, y fundamentalmente vocación por hacer las cosas bien. Eso faltó en las últimas elecciones y de ahí el resultado de este “culebrón” al cual usted se refería.

La Voz: ¿cómo ve usted el posicionamiento de las fuerzas locales de cara a las próximas elecciones de 2017?

W.E.: Dependerá mucho del protagonismo y posterior resultado década uno de los grupos políticos que hoy se muestran en el distrito de las decisiones que se tomen lamentablemente fuera de Ituzaingó, ya que veo cómo Intendentes, funcionarios provinciales, legisladores, e incluso funcionarios nacionales opinan, promocionan, impulsan y posicionan sus candidatos personales sin debate, sin calificación previa, y muchas veces con una hasta irrespetuosa falta de mirada de las realidades de nuestra comunidad.

No son ajenos ni el Frente Renovador ni Cambiemos a esta situación, y en el caso del peronismo (PJ-Kirchnerismo) creo que la ex Presidenta será candidata y que permitirá que todas sus líneas internas participen, supuestamente en una interna abierta y heterogénea, pero que en el caso puntual de Ituzaingó los que conocemos algo de esto sabemos claramente que todos los caminos conducen a Roma…

La Voz: El Imperio Romano cayó hace rato…. ¿a qué se refiere?

W.E.: Me refiero a que en Ituzaingó impera desde hace 21 años una conducción política y creo que por ahí van a seguir pasando las decisiones acertadas o no del peronismo-kirchnerismo en nuestro distrito. Más teniendo en cuenta que en ese espacio político hoy conviven –con el asombro de todos los vecinos de Ituzaingó- el sabbatellismo con el descalzismo, lo cual le ha quitado una alternativa política más a nuestros vecinos.

Creo que hay un espacio muy amplio sin cubrir que el vecino de Ituzaingó está empezando a madurar su voto, está más objetivo, más crítico, y a su vez más comprometido con la política que años anteriores. Falta un sector que represente genuinamente esta necesidad de Ituzaingó de alternativa real, dándole una identidad definitiva a nuestro querido Ituzaingó que aun no tiene.

La Voz: Después de estos 3 años sin cargo público ¿no está ansioso?

W.E.: No estoy ansioso, estoy preocupado y motivado. Me preocupa la situación política actual del país y fundamentalmente de Ituzaingó, lo cual me motiva como hace muchos años a soñar con un futuro mejor y a  generar las condiciones necesarias para que todos aquellos que no se sienten representados por los actores actuales de la política, encuentren un espacio de participación, de compromiso y de futura gestión, pensando SIEMPRE en ITUZAINGO, sin ocuparnos tanto de los problemas provinciales o nacionales, que muy lejos estamos de resolver. Pero SI podemos generar las acciones necesarias para que Ituzaingó sea un Lugar para VIVIR BIEN.

Y aprovecho este deseo personal para hacer extensivo mi saludo, a través de este medio a todos los lectores y vecinos de nuestro querido distrito, augurándoles una Navidad en Paz y un Próspero 2017.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.