100 ARBOLES CAIDOS POR EL VIENTO EN ITUZAINGO

Un temporal con fuertes lluvias y vientos casi huracanados asoló a Ituzaingó la madrugada del 9 de marzo de 2017.
La tormenta fue brutal en la Ciudad de Buenos Aires y otros distritos del Conurbano, pero en nuestro pueblo no pasó desapercibida a la hora de los daños: 100 árboles cayeron en un período de 60 minutos; y por suerte no hubo que lamentar heridos ni muertos.
Rápidamente una cuadrilla de decenas de agentes municipales se afectó a la tarea de reducir con motosierras las moles que cayeron que en algunos casos superaban las 5 toneladas, y en Parque Leloir fueron frenadas por los cables de electricidad que no dejaron que cayeran violentamente al piso.
Algunas calles como Baqueanos a metros de Martín Fierro tuvieron que ser cortadas al tránsito vehicular para dejar trabajar a los operarios.


El director de La Voz de Ituzaingó estuvo recorriendo a partir de las 8 de la mañana durante 4 horas y no pudo localizar en los lugares donde estaban trabajando las cuadrillas de la Municipalidad a ningún móvil de la empresa Edenor, que no se caracteriza por la celeridad a la hora de los desastres naturales. Si no recordemos como durante el tornado de hace unos años, cerraron la oficina comercial, para evitar que a lo mejor los usuarios insultaran a algún empleado por la falta de respuesta.
Lo que no entendemos es por qué la Municipalidad de Ituzaingó, a sabiendas del bosque natural que tenemos en Villa Udaondo, no se junte con especialistas en Defensa Civil, algunos de los cuales viven en nuestro distrito para, ya que no se pueden prevenir estos fenómenos naturales, poder estar más preparados para la respuesta a la población afectada.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.