BIENVENIDA AL EJERCITO DE ALEJITO

foto-1_18-copiar

DISCURSO DE BIENVENIDA AL EJERCITO DE ALEJITO

Conforme su objeto social desde el inicio de nuestra gestión aspiramos a que PLAC represente la modalidad vecinal típica para defender la arboleda y construir un ideal de vida en Udaondo. Una forma de relacionarse con la Naturaleza, el prójimo y uno mismo de manera reverente, armónica y trascendente.

Debíamos “encontrarnos” en defensa de la Naturaleza, y en el llamado a convivir con buena fe y calidad de vida. Cuando accionamos para que nuestros niños empoderen esta defensa lo anunciamos sosteniendo que las estructuras adultocéntricas anudan un Estado insuficiente, que hoy obra el poder en vez del servicio, y alimenta una comunidad desorganizada en valores, lo que en el presente nos lleva al encierro, a la dispersión y a la anomia.

Cuando por primera vez nos pidieron sacar en nuestra difusión unos renglones solicitando dadores en razón de Alejito personalmente tenía estas cosas en mente, pero nunca una razón tan obvia para saltar el abismo de las estructuras.

Durante muchas noches, y aún ya sumado individualmente a cadenas de oración en el parque, preguntaba si se podría hacer algo más. Y lo soñaba con el corazón, pero lo analizaba desde la mente. Sólo después de un tiempo, mientras parecía que Alejo se iba de Parque Leloir, un día me mandó a la mamá y a su abuela con la respuesta, y de inmediato pude contarles a nuestra PLAC algo más de lo que había en mi mente y estaba en el corazón de todo el vecindario.

“Siempre existe el día de un nuevo amanecer, y vida para poder ayudar y dar”.

Querida Gaby, en nombre de la institución que presido te damos una bienvenida para siempre, nos ponemos a disposición y servicio con lo que somos, deseando esta Fundación a la que convocás se multiplique, y tenga tantos colaboradores como estrellas en el cielo acompañan a tu hijo, nuestro querido vecinito y guía, Alejito.

Dr. Carlos Antonio Romano, pte. De PLAC

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.