EL PERIODISTA ESTÁ TRISTE

El buen periodista debe ser, ante todo, una buena persona;
El buen periodista debe estar orgulloso de su profesión;
El buen periodista tiene un sentido de misión en su ejercicio profesional;
El buen periodista es un apasionado por la verdad;
El buen periodista es autocrítico;
El buen periodista elabora conocimientos y los comparte;
El buen periodista hace periodismo con un objetivo;
El buen periodista tiene el sentido del otro;
El buen periodista es independiente;
El buen periodista mantiene intacta su capacidad de asombro.
Este es el DECÁLOGO DEL BUEN PERIODISTA.
Todo colega que se precie de tal debería cumplir la mayor cantidad de estos preceptos y en eso estoy desde hace 21 años 3 meses y 6 días.
De vos aprendí y mamé estos y muchos otros principios.
Vos me “congelabas” con tu mirada cada vez que me estaba alejando de esta forma de vida, la tuya, la que signó a tantas generaciones.
Hoy 21 de agosto de 2013 me dejaste. No tengo absoluta­mente nada que reprocharte ni agradecerte. Las cosas entre nosotros eran y seguirán siendo así.
Queda en mi prendida la llama, el fuego eterno de los que abrazamos esta profesión fieles a decir la verdad aún en tiempos difíciles.
Y vos lo sabías, por eso no hubo recomendaciones en tu despedida, MAMÁ.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.