DESCALZO: 1º INTENDENTE. NO ESTADISTA

z-los-dos

En 1955 Winston Churchill no soportó que un pintor de moda lo retratara tal cual como muchos lo veían: en el comienzo de su declinación. Hasta tal punto no quiso reconocerlo que ordenó quemar el cuadro con su retrato.

Pero al día siguiente renunció a su cargo de Primer Ministro de Inglaterra después de haberlo ejercido durante 9 años en 2 períodos.

Varias décadas después y a 11.000 kilómetros de distancia en nuestro Ituzaingó, Alberto Descalzo atraviesa su 6º período de gobierno.

Ningún artista plástico lo retrató pero cientos de vecinos y varios de sus colaboradores le hicieron notar el desgaste de su poder a lo largo de estos 21 años como Intendente de Ituzaingó.

Tal vez en esta publicación es donde ha quedado retratada su declinación como Primer Mandatario Comunal.

Somos conscientes que edición de La Voz de Ituzaingó que ha caído en sus manos ha terminado en la hoguera, pero lamentablemente el fuego no ha servido para iluminar a Descalzo para que tomara una decisión tan importante como Churchill.

Hemos querido hacer este paralelismo porque nos parece que es allí donde queda claro que nuestro Intendente no va a quedar en la historia local como un estadista.

En su momento el primer ministro inglés no quiso que quedara retratado para las generaciones venideras en momentos en que comenzaba a declinar su estrella; quemó su retrato pero sí reconoció que lo mejor era retirarse para quedar como lo que había sido: un estadista.

El primer mandatario ituzainguense no tiene cuadros para quemar y en estos 6 períodos consecutivos, a pesar de que el 70% de los vecinos de Ituzaingó no lo votó, nunca estuvo en sus planes la renuncia como forma de dar paso a nuevas figuras.

Por eso, y porque sabemos que este es su último mandato, es que existen los elementos de prueba para decir que Alberto Descalzo va a quedar como el primer intendente que tuvo nuestro distrito, a partir de la división del viejo Morón.

Sí quedarán   en La Voz de Ituzaingó las muestras de su declinación como el Intendente que quedó retratado en el papel y no el estadista inmortalizado en el bronce.

Daniel Jorge Galst

1 comentario

    • Juan Carlos en noviembre 17, 2016 a las 10:35
    • Responder

    TENDRIA QUE SER INVESTIGADO, IGUAL QUE TODO SUS COLABORADORES

Responder a Juan Carlos Cancelar respuesta

Tu email nunca se publicará.