EMILIANO SALLESSES, EL ANGEL DE UDAONDO, CAMPEON NACIONAL DE NATACION

Emiliano Gabriel Sallesses es un joven MUY ESPECIAL. Lo llaman “el ángel de Udaondo” y anda en los confines del distrito en Barrio Nuevo, repartiendo saludos y cariños por ahí desde la primavera de 1982, tal vez preanunciando el fin del horror de una etapa negra en la Argentina. ¡Así es él: un ángel!P1070878 - copia
A los 5 años se metió por primera vez en una pileta grande para tomar clases de natación con la profesora María Benítez Coll y así de a poco y en forma intermitente Emiliano volvía cada tanto a la pileta, dado que los padres siempre tuvieron que esperar colectivos que en Villa Udaondo no tienen mucha frecuencia. Su papá trabajaba mucho pero el deporte lo hacía feliz, así que tuvo su incursión en natación, atletismo, equinoterapia.
Claramente fue notándose su predilección por la natación y afortunadamente tuvo mucho apoyo en el Club Defensores de Hurlingham con el profesor Willy Alonso con quien se reencontró también en el Centro de Día Municipal Mi Futuro de El Palomar y en el Club AFAL de Palomar.
Recientemente con el “tío Willy”, su entrenador, concurrieron al Torneo Nacional de Natación en Allen, Río Negro, por tercera vez, organizado por Nuevas Olimpíadas Especiales, y tomo todos los atletas, Emiliano pudo participar en dos puestos de un mismo nivel: 100 y 50 metros libres, en los que obtuvo medalla de oro en cada una y salió CAMPEÓN NACIONAL EN CATEGORÍA LIBRE.
Pero no solo su “tío Willy” ayudó a que Emiliano llegara hasta tan alto. Sus padres, sus hermanos muy unidos alrededor del “benjamín”, y un párrafo especial para Claudio Barra, director del evento que desde Allen Río Negro trabaja incansablemente con las personas especiales.
Queremos cerrar la nota tal vez cayendo en la redundancia de afirmar que así como Emiliano es un joven muy especial, su madre María Eva y Luis María su padre tienen muchísimo que ver con eso: cada amoroso minuto que le han dedicado hoy cuando Emiliano es felizmente un chico de 33 años lo devuelve con creces. Por algo le dicen “el ángel de Udaondo”.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.