CAROLINA PASCAL. UNA CAMPEONA DEL BARRIO

IMG-20150609-WA0001Carolina Pascal tiene 26 y hace dos décadas es vecina de Ituzaingó. Casi a su venida comenzó a estudiar taekwondo en la Sociedad de Fomento Martín Fierro de la calle Emperanza, muy cerquita de su casa.
Un poco para hacerle la contra a su mamá que deseaba que fuera a tenis porque es más femenino, Carolina siguió con la suya y hace unos días terminó en cuartos de final en su categoría en Bolivia y Paraguay.
Caro parece relajada durante la charla, pero así reacciona cuando le preguntamos:
-¿Un hombre golpeador te elegiría como su víctima?
Caro: -Los hombres golpeadores no piensan ni razonan, solo son así. Y sé muy bien de qué hablo… mi hermana falleció a causa de los golpes de su pareja…
Nuestra vecina compitió hace unos días en los países hermanos con los mejores del mundo, y con su participación suma puntos con vistas a las Olimpíadas de junio del 2016, uno de sus sueños.
Pero antes, este mismo año va a participar en el Mundial Open G1 en Buenos Aires sumando a las Olimpíadas de Taekwondo Río 2016, también compite en los Regionales, siendo una condición casi obligatoria ser primera para participar en el Torneo Nacional de octubre de este año.
Le preguntamos si está conforme con su desempeño en general, y nos dice:
-Siempre estoy un pasito más adelante, así que estoy muy conforme, es el resultado de mi entrenamiento constante.
Respecto a esto nos cuenta que todas las mañanas bien tempranito corre alrededor de la Curvosold para no dejar de entrenar.
Ese es el verbo que mejor conjuga y más practica, por eso mismo, aunque quisiera, no puede dedicarse a la docencia, aunque a lo mejor a los 35 cuando llegue al tope máximo para las competiciones, quizás… a lo mejor…
-“Podría ser licenciada en Deportes y a lo mejor ser entrenadora de cadetes”, cuenta y también detalla cómo es su equipo: físico, técnico, táctico, un profesor de cada área y en definitiva es Caro quien elige algo de cada una de las enseñanzas recibidas.
Elegimos hacerle tres preguntas cortas y le pedimos que la respuesta fuera igual:
La Voz: -¿Pareja?
Caro: -No hay tiempo.
La Voz: -¿Hijos?
Caro: -Tampoco.
La Voz: ¿Esto tiene un límite?
Caro: Sí. Los próximos Juegos Olímpicos 2020.
De paso -gracias a nuestra ignorancia- nos cuenta que el puntaje que vaya logrando para los Olímpicos 2016, aunque no llegue a ganar, suman para el 2020, como estímulo al esfuerzo y la permanencia.
Le preguntamos nombres de deportistas que admira y nos enumera: Del Potro (tenis), Sebastián Crismanich (taekwondo), De Narváez (boxeo) y Tévez (fútbol).
La Voz: ¿Nunca necesitaste tomar algo para mejorar el rendimiento?
Caro: NUNCA TOMÉ NI SIQUIERA CREATINA, que, aunque no sale positivo, la mayoría lo toma. Yo me conformo con el GATORADE. De cualquier manera hay mucho control por el doping. “Argentino que llega a la final, va al doping”.
Caro entrena en la Soc. de Fom. Santa Rosa en Castelar y pertenece a Sung-Do, dentro de la Federación Metropolitana de Taekwondo.
Para finalizar la nota nos da un listado de los que colaboraron para que ella pudiera viajar a Paraguay y Bolivia y nos recalca:
“Si no hubiera sido por Jorge Piccoli no hubiera podido viajar”.
Además colaboraron: Gafas, Pinturería Pisano, el Rotary de Ituzaingó, la Municipalidad de Ituzaingó, Bruno Corbo, las rifas del Club Santa Rosa y FM Nueva Argentina.
Esa vecina con garra de campeona participó de la Copa Mercosur Brasil, la Copa Rancagua Fénix en Chile, el Torneo Desafío Uruguay, Panamericanos Juveniles Aruba, Torneo Nacional, Juvenil y Adulto, Mundial Open G1 Argentina es la misma que con su cara de nena anduvo vendiendo rifas entre sus vecinos para aportar un granito de arena al apoyo incondicional de su familia.
Esta charla la tuvimos al día siguiente de su viaje, ahora antes de continuar, al estilo de Rocky Balboa, entrenando por las calles de Ituzaingó, hace un pequeño recreo: se desvive por otra de sus pasiones: la comida y ya planea en breve ir a un tenedor libre con sus amigos.
Ituzaingó tiene estas cosas.

Deja un comentario

Your email address will not be published.