SI ELENA VIVIERA, ESTARÍA RE-CABRERA

P1320781 (Copiar)
Un mes después del fallecimiento de Elena Greus nos acercamos a la sala 17 de Octubre, su última hija como a ella le gustaba decir.

No hay agua en los baños, tampoco en la enfermería. Para los inodoros se tienen que manejar con un balde. La puerta del baño que usan los pacientes está a punto de  caerse a pedazos.P1320782 (Copiar)

En la planta alta que hace ratos está construyendo la Mu

P1320789 (Copiar)

nicipalidad faltan los pisos, la instalación eléctrica, los revoques, la instalación de gas natural y arreglar parte del techo que fue mal colocado.

Hace un tiempito no hay material ni personal para el laboratorio, y los vecinos de Barrio Nuevo que allí está enclavada la sala no son de disponer de muchos recursos económicos, por lo que se les hace difícil acercarse al Hospitalito de Brandsen.

Esto siempre fue así, y esto empujó a los vecinos a construir esta Sala casi en el límite con Hurlingham. Ladrillo a  ladrillo, enderezando clavos que conseguían de otras obras, poniendo mano de obra calificada y de la otra la que hizo que países enteras se reconstruyeran después de las guerras.

Allí andaban Elena y Herman su compañero y otros tantos pobladores de Barrio Nuevo.

Ninguno de ellos soñó con una Sala donde hoy no hay más psicólogo para adultos, donde el  único producto de limpieza que reciben de la Municipalidad es un bidón de 5 litros de lavandina por mes, donde el papel higiénico que usan los pacientes es donado por alguna vecina del barrio y cuando no alcanza se hace una vaquita entre los empleados.

A nadie se le ocurre que un hospital como el que se está construyendo en la calle Brandsen pueda reemplazar a una Sala Periférica.

Nadie diría que está mal hacer un hospital enorme y hermoso como el que ya estamos viendo, pero como acostumbran a decir los funcionarios, la situación de la  Sala que se llama como la fecha más cara de los que nos gobiernan desde 1995, no debería tener tantas “asimetrías” con el Hospital del Bicentenario que está construyendo Nación para los vecinos de  Ituzaingó.

Así que Señor Descalzo, más allá de las consecuencias del tornado que azotó a nuestro pueblo hace un año, tome las medidas del caso para eliminar las asimetrías y que las salas sean hospitales en miniatura en las barriadas donde están enclavados, porque sino…

¡Si Elena viviera, estaría re-cabrera!

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.