PEDIAN 100.000 DE RESCATE, LE JUNTAMOS 8000

Mariana llegaba con el auto con su mamá y su hija de 6 años a su casa de Parque Leloir.
Se la llevan, la madre empieza a gritar, sale su hermano y llama a la policía.
La pesadilla duró 40 minutos pero parecieron horas.
Pedían 100.000 pesos. Les pagaron 8000.
“La agarran a mi mamá de los pelos, le dicen que se suba al auto, empezaron a pedir plata, yo estaba con mi nena de 6 años y les dije que se lleven todo. Lo hacen levantar a mi marido y a mi suegro, les piden rescates”, se lamenta Mariana algunas horas después del episodio.
“Me tienen dando vueltas, me dijeron que me iban a atar (…) Me bajan a mi del auto, yo todo el tiempo agarrando la nena, me bajan del auto, me suben al de ellos. Hablan con mi marido, le piden la plata (…)Eran dos chicos de 20 años tan drogados y armados que no sabían lo que hacían (…) Mirá como te quieren que llamaron a la policía, sos boleta (…) Hablan con mi marido y mi suegro, hacen un arreglo, me bajan del auto, y no sabían para donde ir porque estaba lleno de patrulleros. Me dejan en el puente Gnecco, y me dicen que me fuera, y se fueron (…) En colectora me puse a pedir que me llevaran, pero nadie te para por miedo, hasta que un señor me llevó hasta una estación de servicio donde llamé a mi marido (…) Le quiero agradecer a la policía que actuó rapidísimo. Vinieron en minutos (…) Me soltaron porque la policía actuó y de alguna manera los que me secuestraron se vieron muy perseguidos por los uniformados. Dar el alerta rápido fue una buena medida. La policía de Las Cabañas y de Las Catonas se han portado muy bien (…) Mi hija no duerme, todo el tiempo me agarra de la mano. No se puede vivir así”, parte del relato de Mariana que repite una y otra vez como en una pesadilla, a medida que van apareciendo los medios en Udaondo y La Tradición el 30 de mayo de 2016 respondiendo a la convocatoria de Vecinos en Alerta.
Rodolfo, el suegro de Mariana aconseja: “la negociación con los secuestradores tiene que ser con la mayor tranquilidad, y obviamente hay que hacer la denuncia a la comisaría. En Las Cabañas siempre han respondido con celeridad cuando los necesité”.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.