OTRO VIOLADOR SUELTO EN ITUZAINGÓ

Así también funciona la comunicación en tiempo de las redes sociales. Vanina leyó nuestra nota acerca de Pedro Ricardo Prósperi acusado y admitido de violar a su nieta de 3 años, se animó y nos mandó la suya:

 

 

 

EL UNIVERSO NOS ESTÁ INDICANDO EL CAMINO ¡MUJERES!

Por eso es que salimos a la calle a gritar, a hacer ruido, a respaldar a otras mujeres que tienen que hablar delante de policías, delante de psicólogos, delante de familiares, amigos, con dolor, con vergüenza, tal vez, tenemos que contar, a gente que por ahí nada puede hacer por nosotras, sobre manipulación, sobre amenazas, violencia, violación, abusos, etc.

Hoy todo se hace normal, costumbre, moneda corriente, lamentablemente tuvimos que pasar por épocas donde todo se callaba para hoy, JUNTAS poder gritar NUNCA MÁS!

Este es mi relato, este es mi testimonio y hoy lo hago público para unirme, para no sentirme sola, y para acompañar al resto, para ayudar a las que necesiten y para dejarme ser ayudada.

La persona de la foto se llama OSVALDO VILLAR y vive en Ituzaingó. Hoy debe tener unos 75 años aproximadamente. A mis 7 años de edad esta persona manipuló mi inocencia, adulteró mi infancia, esta persona desordenó mi psiquis.

Guardé y callé hasta mis 18 años donde con mucha vergüenza conté a mi familia más cercana, ellos me acompañaron a hacer la denuncia en la Comisaría de la Mujer. Después de años de terapia, contención familiar, grupos de ayuda, charlas, y más charlas, hoy con 29 años señalo a esta persona públicamente.

PORQUE FUI VIOLADA, porque no solo abusaron de mi cuerpo, sino de mi inocencia como niña, y de tantas otras cosas de mi psiquis que aún estoy descubriendo. Porque hoy yo tengo vida, y pueblo hablar por las que no pueden, invito a las mujeres y hombres que hayan sido víctimas de abuso sexual para que cuenten sus historias, nunca es tarde para hablar.

Invito también a compartir mi historia en sus muros, para que todas estemos atentas de ver a esta persona por la calle. Fui víctima, pero ahora soy una sobreviviente y eso me pone en un lugar distinto, yo desarrollé en mí la capacidad para atravesar ese dolor y transformarlo en algo positivo. Y sé que muchas están en la misma transición.

Por eso mi carta no es para este señor, porque de él se está encargando la vida misma, esto va para mi y para ustedes mujeres, para que con todo lo que estamos creando, nos empoderemos más y más.

Para que deje de ser normal, para que cambiemos nuestro propio camino, nosotras estamos tirando la tapa de la olla a la mierda, nosotras estamos destapando las cañerías más vomitivas, con nuestras manos meninas! Con nuestros úteros, pero sobre todo, CON NUESTRO EJEMPLO.

N.de la R.: Hoy Nina vive en Brasil y afortunadamente pudo superar varios de los traumas que incluso le impedían poder interrelacionarse con hombres. La copia de la denuncia que hizo ante la Comisaría de la Mujer está a disposición en nuestro archivo. La Justicia como es de usos y costumbres no se ocupó. Debe ser porque al momento de la denuncia LA VICTIMA ya era mayor de edad.

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.