OCUPAS EN ASOCIACION CIVIL

antes y después

Av. Udaondo al 900. Un grupo de vecinos hace un año vienen conformando la Asociación Civil “La casa de Nelly” en honor a la antigua propietaria del lugar, ya fallecida.

Era el deseo de Nelly que en el predio funcionara un centro de rehabilitación para gente de tercera edad, para lo cual había hecho construir un local.

Nelly, de profesión médica, tuvo un problema emocional devenido en una enfermedad llamada “acumuladora”.

Una madrugada hace un año hubo un incendio intencional que le provocó la muerte por quemaduras luego de un mes de internación.

Al no tener familiares, un grupo de vecinos con el doble propósito de que no se introdujeran intrusos y de honrar el deseo de Nelly, se movilizaron para conformar la Asociación Civil.

La Municipalidad junto con la Defensoría del Pueblo intervienen y toman en guarda la propiedad y se comienza a tramitar la Asociación Civil hasta que el miércoles 10 de setiembre de 2014 los vecinos vieron a una mujer de aproximadamente 40 años con su pareja y un hijo salir del domicilio por lo cual los llamaron a la policía.

Romina Quevedo (la usurpadora) que de ella se trata, manifiesta que es la dueña, aunque no muestra ningún papel ni documento. Interviene la Defensoría del Pueblo, los vecinos hablan con su titular Bruno Corbo y ante esta reacción Romina alega que Martín Rossi le había dado la propiedad por ser empleada municipal.

Los vecinos hablaron con el secretario del Intendente (Martín Rossi) quien niega rotundamente estos dichos. Interviene el Director de Tierras Ricardo Cadau y a continuación los usurpadores se retiran del domicilio.

Los vecinos reponen un portón que los usurpadores habían roto. Al día siguiente comprueban que el candado estaba roto y que los mismos individuos estaban dentro de la propiedad.

Uno de los vecinos nos refiere que la indignación viene por el lado de que se nota a las claras que esta gente no tiene ninguna necesidad ya que vienen en autos lujosos y están cortando la posibilidad de que los vecinos rindan homenaje a los póstumos deseos de Nelly de que esta propiedad sirva para los que más lo necesitan en el barrio puedan tener un merendero o apoyo escolar, etc.

En el frente del local había un cartel que decía que el predio estaba bajo la guarda del municipio. Al día de la fecha el cartel fue retirado por los mismos intrusos.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.