INJUSTA CESANTIA DE DIRECTOR DEL HTAL. POSADAS

Póngase en su lugar.

Su pasión es la medicina pública. Trabaja en el Hospital Posadas hace 44 años. Se estaba por jubilar. Recibe una carta documento firmada por el Director con el cual trabaja todos los días cesanteándolo sin explicación razonable, sin una conversación formal. CON UNA FALTA DE ETICA TOTAL.

No es lugar para discutir si alcanza o no el presupuesto para pagarle el sueldo unos meses más al Dr. Antonio Mónaco, pero sí es el lugar para comunicarle a las autoridades pertinentes (diría más bien impertinentes) que el Dr. Antonio Mónaco es un excelente profesional y ser humano, y que su foja de servicios, o su legajo o como se llame dan cuenta de ello.

16.000 días ejerciendo su profesión dignamente no pueden terminar con un frío papel. Los jóvenes, los niños necesitan ver que vivimos en una sociedad con premios y castigos, y el Dr. Antonio Mónaco que amerita lo primero, recibió un trato frío e impersonal.

Si las autoridades impertinentes e incapaces lo necesitaren, hay una comunidad, no la médica que lo avala y respalda, sino la comunidad de Ituzaingó donde el Dr. Mónaco se desempeña cotidianamente que tiene motivos de sobra para estar orgullosa de este VECINO con mayúsculas.

Daniel Jorge Galst

 

El concejal Jorge Piccoli hizo estas reflexiones sobre este lamentable hecho:

El Dr. Antonio Mónaco hace 44 años que trabajaba en el Hospital Posadas. Hizo allí su residencia médica, ingresó como personal médico de ese importante nosocomio, realizó la carrera administrativa siendo jefe de departamento y llegando a jefe del sector de obstetricia.

Su prestigio médico se enaltece con sus valores humanos: buen amigo, cultor de la historia, coleccionista, de espíritu Rotario y hombre de servicio a la comunidad, defensor de derechos del trabajador con pertenencia sindical, hoy recibió de parte de las autoridades del Hospital la noticia de que ha quedado cesanteado en el cargo y trabajo luego de muchos años.

Ojalá valoren capacidades y responsabilidades de equipos médicos que han traído vidas al mundo, cuidaron madres, curando y educado en la salud a tanta gente en hospitales públicos.

Ojalá se frene el desguace de la salud y que no se pongan en riesgo puestos laborales, desprotegiendo a los vecinos de la atención por profesionales especializados.

Hoy nuestro vecino de Ituzaingó es cesanteado. Hoy nuestro hospital de Ituzaingó NO está terminado ni equipado. Hoy, más allá de Antonio, la salud de nuestro pueblo está en riesgo y debemos defender los derechos de todos con el mayor respeto y sin callar lo que vemos injusto.

Mientras la justicia trabaja, no se puede seguir destruyendo un proyecto de país, no podemos seguir perdiendo batallas contra la inseguridad, no podemos bajar los brazos ante la pérdida de soberanía, ceder todos los días frente a la injusticia social y estar presos de una política económica que asfixia a los que menos tienen quedando endeudadas generaciones venideras.

Perdón por estas reflexiones. Me dedico a la función pública y trato de hacerlo con responsabilidad y compromiso con la gente que me ha votado. Que Dios nos ilumine. Fuerza Antonio y gracias por todo!

Jorge Piccoli – Concejal de Ituzaingó.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.