EN 11 DÍAS CONVIRTIERON A MI PAPÁ EN UN DESPOJO

viejo-flaco

A mi Papa por PAMI le asignaron la clínica Marañón ya que tiene demencia.
El 27 de junio de 2016 lo llevamos porque estaba totalmente incontrolable no quería estar en ningún lado y se ponía agresivo con mi mamá. Lo llevamos y el Dr. Mesías nos dijo que debía quedar internado para tratarlo. Lo dejamos y luego de llamar casi quince veces por día y discutir con quienes me atendían ya que me contestaban mal, logramos verlo once días después. Cuando lo vimos no lo pudimos creer… la verdad nunca vi a un ser humano tan deteriorado y maltratado; en tal sólo once días hicieron de mi papá que era un hombre de una contractura física grande 1, 95 y casi 90 kilos, un despojo. Caminaba como en L de lo dopado que estaba, deshidratado, asustado y vaya a saber cuántas cosas más.
Eso sucedió un domingo, al día siguiente comienzo a llamar y logro hablar con un médico llamado Lanza al que le comento que la tos que le escuché a mi papá y su deterioro no me gustaban nada y que me parecía que tenía algo malo. En mi ignorancia él me contestó que lo revisaría y que nos daría su punto de vista.
Mi hermano llamó el mismo lunes y el Dr. Lanza le dijo que mi papá tenía una gripe común.
A mi no me cerraba ese diagnóstico y seguí llamando y preguntando para que en la Clínica se dieran cuenta que mi papá no estaba solo.
Nosotros no lo abandonamos en ningún momento. El miércoles de la misma semana me llamó El Dr. Lanza para comunicarme que había que trasladar a mi papá porque estaba muy mal, y que él creía que tenía neumonía.
De inmediato fuimos a la clínica y después de esperar y discutir llegó el médico de la ambulancia a revisarlo. En eso sale el doctor que me había llamado y me dice “sea como sea que te lo trasladen… que lo saquen de acá.
La verdad es muy triste todo esto… uno debe confiar en los médicos, pero hasta qué punto? ¿Quienes nos aseguran que nuestros enfermos serán contenidos como esperamos?

3 comentarios

    • Ruben en octubre 3, 2016 a las 13:07
    • Responder

    Señores de La Voz de Ituzaingo: para mi es muy triste leer lo que veo en este diario, el que hasta hoy, consideraba serio. mi madre permanecio internada en la Clinica Marañon durante un tiempo muy prolongado, lamentablemente su patologia asi lo requirio. No tengo mas que elogios y agradecimientos para con todas las personas que trabajan ahi, ya que encontre un grupo humano, atentos y profesionales. Cuando mi mama necesito ropa que yo no podia costear, ellos se ocuparon. Y lo que vi siempre que entre a la institucion es limpieza, aseo, humanidad, conozco cada una de las salas y doy fe que no HAY SALA “56” como usted Sr. periodista lo menciona.
    Yo quisiera vivir en un pais en el que el periodismo corrobore sus fuentes e informe a la poblacion con veracidad basados en verdades y no en dichos, es facil difamar, pero cuando resulta que esas difamaciones son falsas ningun medio sale a rectificarse.
    Sres. en su nota no se observa violencia, sino la necesidad vergonzosa de hacer historias sin fundamentos y son corroborarlos.
    Espero que las cosas en Ituzaingo cambien, y el cambio no se hace de esta manera.
    Empecemos por la honestidad de los “periodistas” que son quienes nos informan.

    • Patricia en octubre 7, 2016 a las 13:27
    • Responder

    Estimado, tanto te comprendo, lo mismo pasó hace un año con mi mamá..la transformaron en un vegetal, tenía demencia y como nos dolia enormemente el geriátrico que nunca había estado en nuestra mente, nos endeudamos hasta más no poder y , hablando del año pasado, poníamos entre los tres hermanos $15.ooo en el Hogar Los Robles de Villa Udaondo en la calle Filipinas, parece un hotel 5 estrellas, son unos chantas, un día veo a mi mamá con llagas en la boca y me quedo…no podía comer del dolor y nada hacían , solo retiraban el plato entero, a nadie le importaba, al otro día, viendo que se deterioraba rapidísimo, por las nuestras la sacamos y llevamos a la Clinica Tachela, estaba deshidratada severamente y falleció ese mismo día de un paro respiratorio, el Médico del geriátrico Los Robles, el Dr. Comaleras, decía que no era nada y que eramos exagerados al llevarla…se descompuso antes de salir con la ambulancia, respiraba mal, traen corriendo, en el geriátrico LOS ROBLES oxígeno, pero no tenían ni manguera ni máscara. nos estafaron.OJO GENTE no todo lo que brilla es oro…no les importa a nadie, solo comercian con nuetros padres y abuelos!! todavía no me repongo de su partida, pero llegará el día que vaya y rompa todo, especialmente el Dr. Comalera, un inepto, mentiroso que nunca atiende a la gente y LO VI Y VIVI YO.

    • Patricia en octubre 7, 2016 a las 13:40
    • Responder

    Sr. Ruben: ud. cree que se puede inventar algo así?? con que beneficio? en la Clínica Marañon, tal cual cuenta el Sr. de la historia dde marras, el año pasao falleció el hermano de mi amiga Marcela, no diré su apellido porque no me ha autorizado, su hermano, joven y fuertep pero con una esquizofrenia severa, luego de cenar pollo fue llevado a la cama y atado, como suele hacerse, pero, hete aqui que un hueso de pollo atragantaba su gargata, lo dejaron toser y toser, nadie lo asistió, se supo que tenía un hueso de pollo que literalmente lo ahogó , cuando la familia pidió la autopsia, sabe qué pasa, Ruben? que cuando nos pasa a nosotros uno mira de y siente de otra manera. Dios proteja a su Madre…yo agradecía a las enfermeras de Los Robles…claro, cuando uno está es una cosa y cuando la familia no está es otra…

Responder a Ruben Cancelar respuesta

Tu email nunca se publicará.