CAMBIEMOS. Temporada 2, episodio 17. “El culebrón”

El referente de Cambiemos Ituzaingó Mariano Maccia en conferencia de prensa anunció el 30 de marzo de 2017 que se afiliaba a la UCR.
Durante la conferencia ofrecida a periodistas y militantes radicales de Ituzaingó, entre los cuales se encontraba el joven Nahuel Antuña, Maccia denunció que Ricardo Belando y Adriana Martínez, históricos militantes del ARI a nivel local cobraban sueldo en la Municipalidad de Ituzaingó hasta fines del 2016.
En el caso de Belando fue empleado durante 2 años (2015-2016), superado por su esposa Adriana Martínez que comenzó cobrando en el año 2009 como se puede observar en los facsímiles de los recibos de la Municipalidad de Ituzaingó que acompañamos a la nota.


Consultado Ricardo Belando acerca de que Mariano Maccia lo había denunciado como ÑOQUI, le dijo al director de este medio: “yo no fui ningún ñoqui, esto es una operación política atrás de la cual debe estar Osvaldo Marasco que después de la elección del 2015 me di cuenta que es socio de Descalzo, yo era empleado de Mirta Tonelatto (la cuñada de Osvaldo Marasco) que se desempeñaba como concejal y mi esposa Adriana Martínez trabajaba como asesora en el bloque de la Alianza”.
N. de la R.: Atrás de esto se ve uno de los vicios de la mala política. El Concejo Deliberante tiene un presupuesto que no puede superar el 3% del presupuesto municipal (1000 millones al año), o sea 30 millones de pesos anuales de los cuales el 50% va destinado a sueldos de los concejales y asesores. El “jefe de personal” del HCD es (simbólicamente) Alberto Descalzo, o sea que él dispone si a un asesor se le pagan 8 o 15 mil pesos mensuales, también él dispone si se le da presentismo u horas extras, y eso seguramente dependerá del nivel de “oposición” que tenga ese empleado. Esto no es “DEMOCRACIA”. Esto es cumplir con la Ley, pero está claro que es una de las maneras de alargar “la larga mano del intendente Alberto Descalzo”. Si Adriana Martínez y Ricardo Belando seguían cobrando sin trabajar no está bien. Cuando el matrimonio aparece en la foto de la mesa de Cambiemos de Ituzaingó, Marasco se enoja y hace aparecer los papeles que lo involucran como ñoquis. Mientras tanto, el vecino de Ituzaingó sigue pagando por la fiesta y la rosca de los poderosos.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.