MENOS DEPORTE Y MÁS PINGUINOS

los-pinguinos-hasta-1960

El 7 de enero de 2016 el concejal Roberto Rocha en un reportaje dijo:  “Acerca del predio del club 17 de noviembre en donde se iba a hacer una subestación de Edenor. Rocha dijo que “esta parcela va a ser vendida, se pone en subasta, como argumento de que el gobierno no lo va a usar, y Pinguinos va a comprar estas propiedades mucho más baratas que lo consiguieron. Ituzaingó no tiene tierra y venden”, declaración del concejal Roberto Rocha a “El otro lado”. Fuente: http://www.eolonline.com.ar/info/roberto-rocha-estamos-pasando-una-situacion-financiera-complicada-en-ituzaingo/

En junio publicamos desde La Voz de Ituzaingó: CLAUSURAN CLUB 17 DE NOVIEMBRE EN ITUZAINGO (http://www.lavozdeituzaingo.com/uncategorized/5656/)

El 18 de noviembre de 2016 (ayer) las máquinas viales de la Municipalidad de Ituzaingó que fueron desviadas seguramente del trabajo de bacheo que están haciendo  diariamente, irrumpieron en el predio del Club 17 de Noviembre para llevarse postes y alambrados que habían colocado los vecinos de San Alberto, padres de 400 chicos que juegan al fútbol en la única cancha con esas medidas que tenemos en el distrito.

De repente, después que estuvieron 8 años sin presentar los papeles correspondientes las últimas comisiones directivas y que la Municipalidad los dejara con total impunidad, en 24 horas dispusieron un gran operativo para… DEJAR A 400 CHICOS SIN CANCHA…

Claro… resulta que este predio tiene casi 2 hectáreas y está rodeado de pingüinos. En realidad es un predio que fue donado por el Country Pinguinos en contrapartida al hecho de que la calle Acevedo se interrumpe por el Country.

Ya en 1960 funcionaba este Club, reconocido en este croquis total de la Quinta Los Pingüinos donde en su extremo inferior izquierdo figura en la parcela con el  número 15 “Club 17 de Noviembre” con una extensión de 2 hectáreas.

En otras palabras “un terrenito ideal para hacer un negocio inmobiliario, y no precisamente para la Comuna, sino para algún funcionario inescrupuloso y corrupto.

El modus operandi es clarito: dejamos que se llene de yuyos, favorecemos las quejas de los vecinos que hay ratas y que favorece la inseguridad,  y después lo rematamos y uno de nuestros amiguitos termina comprándolo por 1 millón de pesos.

Un poco como sucedió con los monoblocs de Ratti y Thorne que eran de FOETRA ¿se acuerda?

Pero esta vez hay un grupo de vecinos que quiere que sus hijos sigan jugando al fútbol en ese terreno que fue donado con cargo a que funcione un club de recreación infantil y no un condominio de CARNA S.A.

Hoy está pasando en el Club 17 de Noviembre, mañana puede pasar en su barrio. Vayamos a solidarizarnos y a parar este atropello el lunes 21 de noviembre a las 19 hs. en Famatina 3070. Ituzaingó.

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.