PREMIACION CONCURSO LITERARIO MUNICIPAL

El 9 de noviembre de 2013 INTEGRARTE se vistió de gala y fiesta para entregar los premios del Certamen Municipal “MIS VECINOS LECTORES”, organizado con la Municipalidad de Ituzaingó.
El jurado integrado por Héctor Vigna, Diego Radío, Laura Peña y Lorena López tuvo una ardua labor para seleccionar las 24 obras que fueron finalmente premiadas.
La mitad de los premiados son adultos y el resto jóvenes, detalle importantísimo que fue destacado por el maestro de ceremonias Héctor Vigna, quien contó durante la ceremonia que recién en ese momento tomaban contacto con la mitad de los que habían sido galardonados.
Párrafo aparte para la joven Camila Cacciatore que ganó 3 premios y 1 mención y fue a recibirlos en la ceremonia acompañada de su mamá, radiante como corresponde en estas ocasiones.
La presencia de la jefa del Dto. Cultura Graciela Ledesma, del Secretario del Area, Jorge Piccoli y de un nutrido público que en los intervalos disfrutó de la cantante Elida Cassani, del joven dúo “Alfa y Beta”, de Dora Zurlo y Manuel Barraza y del cantante de tango Mario González.
INTEGRARTE: Excelente oportunidad para los vecinos de Ituzaingó de todas las edades.

3 comentarios

    • Celia en noviembre 11, 2013 a las 16:16
    • Responder

    Vivimos una época en la que las reglas son mal vistas y escribir tiene sus reglas. Sin embargo, quien escribe descubre que estas reglas no quitan la libertad sino que permiten, posibilitan, son una poderosa herramienta para mostrarnos únicos. Todo lo contrario que el facilismo pretende hacernos creer. Quienes tienen hoy entre 20 y 40 años están en la edad en que normalmente se tienen hijos y ellos son su gran responsabilidad. Con reglas jugabamos en la vereda con todos los chicos del barrio, sin ellas los niños hoy viven encerrados comunicandose sólo por internet.
    Acompañar a los hijos es una tarea maravillosa, guiarlos, verlos acertar y equivocarse, descubrir cuanto tienen para aprender y en cuantas cosas son mejores que uno.
    Entiendo tu bronca, yo acompañé a mi hija y sé que otros padres no fueron porque no se enteraron de que ese día se daban los premios pero se que hay muchos chicos que no encuentran el apoyo que necesitan para crear y crecer. La felicidad de los jovenes de Alfa y Beta ( la satisfecha sonrisa de ‘Beta’ ante los aplausos) y el placer de los chicos al recibir los premios es impagable y, aunque no hubieran salido entre los elegidos el sólo hecho de participar ya es maravilloso porque como le dije a Florencia cuando me dijo que pasaba si no sacaba nada: en los concursos literarios nadie pierde.

    1. Ante todo te pido autorización para autorizar la publicación de tu comentario que te anticipo ME PARECE ESPECTACULAR!
      Por los contenidos, por la redacción, por el ritmo que le das a las palabras y por contribuir directamente a acompañar a nuestros jóvenes (hijos o no).
      Me gusta decir que hasta hace unos 60-70 años los seres humanos vivíamos en COMUNIDADES, y que hoy lo hacemos en SOCIEDADES, con la consiguiente desnaturalización.
      Antes los hijos eran un poco hijos de todos los que vivíamos alrededor.
      Hoy una nena de 14 años subida a unas plataformas, se sube además al auto de cualquier tipo que le abre la puerta a la salida del boliche a las 6 de la mañana, y nadie dice nada.
      YO NO QUIERO ESO y creo que está claro!
      Daniel Jorge Galst

      1. AQUÍ LA RESPUESTA POR MAIL QUE ME ENVIÓ LA MADRE DE FLORENCIA
        Es para mi también un gusto real que me incluyas así como, también, que publiques mi comentario. Tengo una única hija que hoy tiene 14 años y es impensado para mí que haga lo que contás. Soy una afortunada, muchas veces le digo a mi hermano que hicimos algo maravilloso porque sus hijos y la mia son mucho mejores que nosotros y, de eso se trata educarlos, en convertirlos en buena gente, en mejores. Flor no se sube a los autos, ni mucho menos, pero tampoco se le cruza por la cabeza ir sola caminando a la casa de una amiga, cosa que en mi adolescencia era sùper normal. Los chicos no tienen la libertad que nosotros tenìamos o la tienen toda y carecen de limites y se exponen a lo que sea o viven encerrados frente a la pc o de curso en curso, que no voy a quitarles su importancia pero que no reemplazan de ninguna manera el contacto con otro ser humano.

        Hace poco Florencia vino preocupada del colegio porque le habían dicho que era rara. Le dije que raro quiere decir distinto, poco frecuente y que eso puede ser maravilloso. Todos los ‘Grandes’ que hicieron avanzar a la sociedad fueron ‘raros’ pero también le dije que los que hicieron mucho daño tambièn fueron `raros` que està en uno darle valor al término. No está mal que los jovenes sientan lo que sienten, es normal que sus hormonas y su energía les pidan cosas pero allì tenemos los adultos nuestro papel. Si ayudamos a que esa fuerza se transforme en algo bueno el mundo puede cambiar. Se que hay intereses en que esto no suceda y yo ya no soy una adolescente que cree que puede cambiar al universo, pero todavìa no perdí la esperanza de cuidar a mi familia, a mis amigos y ayudar a mi comunidad en lo que pueda.

        Agradezco tu bronca y que trabajes para cambiar las cosas. La Voz de Ituzaingó sirve para eso.

        Celia (o la orgullosa mamà de Florencia)

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.