HOMENAJE A ESTUDIANTES DESAPARECIDOS DE ITUZAINGO

“Homenaje a los Estudiantes Secundarios Desaparecidos de Ituzaingó”
En el día de ayer 19 de septiembre en las puertas de la Salita 17 de Octubre de Barrio Nuevo, se llevó adelante un homenaje a los 5 jóvenes militantes de la UES desaparecidos de Ituzaingó, Jorge y Alejandro Fernández, Marcelo Moglie, Gabriel Lázaro y Sonia Von Schmeling.
La actividad de apertura fue la intervención de los jóvenes de Envión, con una demostración de arte callejero, una fusión de murga y circo con Memoria. Seguido de las palabras sentidas de familiares, ex detenidos, miembros de organismos de ddhh, la presencia de Felipe Vallese hijo, y un cierre musical folklórico.

 

 

EN LA CALLE EL RANCHO HACE 24 AÑOS CONOCÍ A ELENA GREUS

En su lecho de muerte le pregunté a Elena si estaba conforme con su vida con el derecho que tenemos los amigos entrañables a escupir estos interrogantes, giró su cabeza enfrentando la luz que entraba por la ventana y con una ternura y una paz increíbles me dijo: “sí, estoy conforme, me voy tranquila”.

Esta enorme mujer a lo largo de 20 décadas me fue alimentando de a pedazos de dolor, de a fragmentos de la historia del horror más brutal que ha vivido nuestro país a partir del 24 de marzo de 1976.

Había un código entre nosotros que pocos vecinos entendieron… cada vez que nos cruzábamos en NUESTRO ITUZAINGÓ, nunca tan nuestro como cuando estabas Elena Greus de von Schmeling… era detectar la presencia del otro para estallar en una carcajada inconfundible donde y con quien estuviéramos… es que a veces el dolor se expresa de la manera más inesperada.

Desde que no estás volví a muchos de nuestros encuentros y traté de entender por qué de las carcajadas y finalmente se me hizo la luz: sabías que yo iba a ser uno de los que replicara tu lucha, aún sin haberla vivido en carne propia, a pesar de no llegar a entender a fondo la profundidad de ese abismo. Para intentar explicarlo y porque sé que te gustaba que te leyera, elegí este texto que escribiera Julio Cortázar desde el exilio:

“Si de algo siento vergüenza frente a este fratricidio que se cumple en el más profundo secreto para poder negarlo después cínicamente es de que sus responsables y ejecutores son argentinos o uruguayos o chilenos, son los mismos que antes y después de cumplir su sucio trabajo salen a la superficie y se sientan en los mismos cafés, en los mismos cines donde se reúnen aquellos que hoy o mañana pueden ser sus víctimas. Lo digo sin ánimo de paradojas. Más felices son aquellos pueblos que pudieron o pueden luchar contra el terror de una ocupación extranjera. Más felices, sí, porque al menos sus verdugos vienen de otro lado, hablan otro idioma, responden a otras maneras de ser. Cuando la desaparición y la tortura son manipuladas por quienes hablan como nosotros, tienen nuestros mismos nombres y nuestras mismas escuelas, comparten costumbres y gestos, provienen del mismo suelo y de la misma historia, el abismo que se abre en nuestra conciencia y en nuestro corazón es infinitamente más hondo que cualquier palabra que pretendiera describirlo”.

“Siempre vamos a esperar que vuelvan” dice tu hija Ingrid con respecto a tu esposo Hermann y tu hija Sonia.

“Nunca voy a permitir que olviden tu lucha” te prometo.

Daniel Jorge Galst

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.