ESCUELA MEDIA 2. 25 AÑOS

Hoy es un día de reencuentros, de memoria, de nostalgia, de identidad, de representaciones y significados, de huellas, de presencias y sentidas ausencias, todas cargadas de significaciones en la historia institucional.

Las historias institucionales atraviesan la historia de los sujetos que la constituyen y los sujetos imprimen su identidad a las instituciones, constituyéndolas desde lo colectivo, desde la concreción de las prácticas en ese espacio donde pasamos largas horas de nuestras vidas.

La construcción colectiva está cargada de representaciones, es un devenir de acciones donde no están ausentes las luchas ideológicas, lo afectivo, las trayectorias y las biografías escolares y nuestra querida escuela, ahora secundaria número 2 no ha sido la excepción.

Haber transitado un cuarto de siglo no es poca cosa, mucho se ha construido y queda mucho por construir.

Este sueño se empezó a gestar mucho antes de abrir por primera vez las puertas a los jóvenes de nuestra comunidad.

Allá por el año 1983, en los albores de la recuperación democrática, la Sociedad de Fomento de Zona Norte de la ciudad de Ituzaingó, que aún pertenecía al viejo distrito de Morón, inicia las gestiones para la construcción de una escuela secundaria para la zona de este barrio Libertador General San Martín ante la Municipalidad de ese partido, a fin de cubrir la demanda educativa existente.

El 23 de agosto de 1984 el Honorable Concejo Deliberante de Morón entre cuyos integrantes se encontraba nuestro actual intendente, dona este predio dándole como destino un 65% a la construcción de una escuela secundaria y un 35% a la de un jardín de infantes.

Los trámites de rigor hicieron que el tiempo para la construcción se dilatara, pero las necesidades de los jóvenes de la zona, en una época de depresión, con zozobras políticas y económicas, hacía imperiosa la necesidad de la apertura de una escuela secundaria que albergara a quienes se les dificultaba la escolarización por las distancias a las escuelas existentes, el costo de los viáticos y la necesidad de la mayoría de aportar a la economía familiar, en una época en la que los programas sociales no llegaban más allá de lo estrictamente alimentario.

Es por estas necesidades que el entonces Director General de Escuelas resuelve la creación de esta institución como EEM Nº 15 que comenzó a funcionar solo en turno vespertino en los primeros días de marzo de 1990 en aulas cedidas por la entonces escuela primaria 46, hoy EP 5.

La convivencia tuvo sus altibajos, la presencia de nutridos grupos de adolescentes en turno vespertino incomodaba a algunos integrantes de la comunidad, pero poco a poco, trabajando en forma conjunta con las instituciones, en especial con la Sociedad de Fomento Libertador Gral. San Martín, la escuela fue siendo aceptada e integrándose a la comunidad.

La transformación educativa alcanzó en 1996 a las escuelas medias, razón por la cual nuestra escuela conjuntamente con la entonces E.G.B. Nº 5, con la que compartíamos el edificio de la escuela primaria, realizamos un proyecto de articulación para el turno vespertino, siendo las escuelas que originaron la oferta de octavos y novenos años en turno vespertino en la provincia de Buenos Aires.

Paralelamente se elevó el proyecto para la creación de un B.A.N. que fue aprobado en 1997 en la modalidad en Gestión y Administración de Empresas.

El Nivel Medio había arrancado con la modalidad de Economía y Gestión de las Organizaciones, pero en 1999 surge la necesidad de otra modalidad y se crea la de Ciencias Naturales, pero, para abrir la oferta necesitábamos aulas y la construcción no llegaba. Fue entonces que nuevamente apareció el espíritu colaborativo y desinteresado y la entonces EGB 5 prestó en el turno tarde sus aulas.

En agosto del mismo año comienza la construcción del edificio propio y en marzo de 2000 se inaugura el ciclo lectivo en tres turnos en el nuevo edificio, concurriendo a la inauguración el entonces Ministro de Educación, Dr. Llach y el Director de Escuelas de la pcia. de Bs. As., lic. Bordón.

A partir de entonces la escuela incrementó notablemente su matrícula resultando insuficiente la disponibilidad de las aulas de esta sede, lo que obligó a seguir ocupando las instalaciones de la EGB nº 5 para albergar a 5 divisiones en el turno vespertino.

En el año 2001 se suma a la oferta la modalidad Humanidades y Ciencias Sociales.

A lo largo de los años, la escuela fue creciendo e integrándose cada vez más a la comunidad por medio de proyectos y actividades conjuntas, ya entonces hacía tiempo que había dejado de ser la media 15 y se había transformado en la escuela polimodal número 2, así a secas, SIN NOMBRE, por lo que en el 2006 se comienza con el trabajo de buscar un nombre que la identificara. Fueron casi dos años de trabajo que culminaron con la elección por votación de los integrantes de la comunidad educativa del nombre “16 de setiembre”, imponiéndose el mismo el 16 de setiembre de 2008.

Si bien los nombres que se habían propuesto, entre ellos el del Dr. René Favaloro, tenían una fuerte significación social, el elegido identificaba e identifica a esta institución, entre cuyas metas se encuentra de la de formar ciudadanos reflexivos y críticos, con memoria, defensores de sus derechos y cumplidores de sus obligaciones, luchadores por la vida.

El nombre de esta escuela es desde un punto de vista un homenaje a todos los estudiantes que de una u otra manera fueron silenciados por luchar por una mejor calidad de vida y una educación pública inclusiva, a los estudiantes argentinos desaparecidos por la dictadura y a aquellos cuya desaparición no fue física, pero el terror que les imprimieron fue tal que los calló para siempre y también de otros jóvenes que en el mundo han sufrido y sufren atroces consecuencias por defender sus derechos.

En pleno siglo 21 siguen desapareciendo estudiantes en América latina y esos hechos inaceptables son lo que nos da el segundo punto de vista del nombre: la motivación para no dejar nunca de trabajar por la memoria y la justicia, porque nuestros alumnos, que son el alma de la institución, se eduquen en democracia, expresen sus inquietudes, se abran al mundo adulto con un pensamiento crítico, que aprendan que a los derechos se los debe defender, no solo para ejercerlos sino porque muchos perdieron la vida o resignaron sus ideales para que esta generación pueda gozarlos. La memoria y la justicia son ejes vertebrales de nuestros proyectos.

Y siguiendo con la historia, llegó el 2010 y el 22 de marzo, casi sin aviso, nos notificaron que a partir de ese día dejábamos de ser la escuela polimodal nº 2 y pasábamos a ser la Escuela de Educación Secundaria nº 2, la primera escuela conformada de 6 años en el distrito, conformándose con la ex ESB 5.

Así llegamos al día de hoy y a los agradecimientos.

Al inicio hablaba de que las instituciones están atravesadas por los sujetos que las construyen y por ellos voy a iniciar el reconocimiento.

Cronológicamente en 25 años la escuela ha tenido solo 4 directores. El fundador fue el profesor Guillermo Laiño quien debió enfrentar el desafío de la creación y le siguió la profesora María Luz Silva y luego quien había sido preceptor y secretario, el profesor Jorge Garay a quien he tenido el honor de suceder.

Cada uno de ellos trabajó denodadamente por el crecimiento de esta institución, pero hay huellas que se imprimen con más fuerza, y la de Garay ha sido una de ellas. Con su asesoramiento, guía y conducción hemos trabajado muchos de los aquí presentes.

Jorge impulsó un estilo de trabajo colaborativo, de apertura y diálogo, de investigación, de acercamiento entre todos los actores que le dio a la escuela la impronta de puertas abiertas.

Junto a él tenía un colaborador incondicional, que tuve la suerte de heredar por un tiempo, el profesor Jorge Busto, primer vicedirector del colegio, incondicional con la institución y a sus compañeros, líder entre los jóvenes… Inolvidables son sus maratónicos festivales de rock que abrían un espacio a la comunidad de esparcimiento sano y creativo.

A Jorge Busto le siguieron Mirta Boto, Adrián Salveti, Diego Ródano, Eleizabeth Mogico, Virginia Caro, Eugenia Astrada y actualmente Marcela  Garófalo, Alejandra Salamanca y Fernando Lascalea.

A todos ellos el más profundo agradecimiento por su dedicación y acompañamiento, por su trabajo cotidiano para el crecimiento institucional.

Personajes medulares si los hay, las secretarias: y esta escuela las ha tenido de lujo. Un especial agradecimiento a ellas: Hilda Dalmaso, que fue quien me recibió cuando ingresé por primera vez a esta escuela en 1999, siempre diligente.

A Silvia Parada, para todos los que la conocemos, creo que huelgan las palabras, no alcanzan las mismas para reconocer su fecunda tarea como secretaria, pero más aún como compañera y amiga, a Mónica Martínez, quien acompañó fielmente el trabajo de secretaría y al equipo actual: Karina Garófalo y Claudia Maradei.

Cuando se dice Escuela siempre se la asocia con docentes y alumnos y es a ellos a quienes más hay que reconocer.

Agradezco profundamente a todos y cada uno de los docentes que han acompañado el crecimiento de esta institución a lo largo de sus 25 años, porque sin el trabajo cotidiano escolar, extraescolar, el apoyo a los proyectos y programas, la participación, el debate, los cuestionamientos, el aporte de ideas, cumpliríamos igual 25 años, pero sin haber crecido, sin haber evolucionado y esta escuela creción, evolucionó y se consolidó gracias a ustedes.

Al cuerpo de preceptores que apoyan el trabajo áulico y velan por el bienestar de los alumnos y de la escuela, a los auxiliares sin cuyo apoyo sería imposible llevar adelante los procesos de enseñanza y de aprendizaje.

A mis chicos, y lo digo así porque pese a que en 32 años de ejercicio docente he transitado por muchas escuelas, niveles y gestiones, es a esta a la que siento PROPIA, les quiero decir que son ustedes el motor de la institución, sin ustedes esto sería solo un edificio sin significado y nosotros, los docentes, no tendríamos motivos para luchar.

Ustedes son lo más importante para esta institución y todo lo que hacemos está centrado en ustedes, por eso las exigencias y el seguimiento, porque los queremos ver egresar como seres libres y capaces de conducir sus vidas hacia el mejor objetivo.

Les agradezco profundamente que en un día como hoy, cuando el resto de los estudiantes del distrito no tiene clases, por ser una jornada de capacitación docente, ustedes estén presentes homenajeando a su escuela. Estas presencias también hablan de la institución. Hablan de compromiso.

Saliendo de lo micro, debemos ser memoriosos y agradecidos por todas las ayudas y apoyos recibidos.

Agradecemos al Gobierno Nacional y Provincial que con la bajada de programas ha permitido hacer de la escuela una institución más inclusiva, con la provisión de laboratorios, equipos informáticos, el Plan Conectar Igualdad, la Asignación Universal, la provisión de bibliotecas, mapotecas, el Plan de Mejoras Educativas para allanar las trayectorias escolares, el Centro de  Actividades Juveniles que integra a la comunidad a la escuela, etc.

También al Gobierno Municipal que ha ayudado y apoyado desde su gestión las veces que se le ha solicitado y se ha hecho presente en los momentos más difíciles que atravesamos, con el tornado del 2012 y los lamentables robos e incendio del 2013, de forma muy especial.

A la Dirección de Juventudes, que trabaja coordinadamente y así hemos logrado este año conformar el primer centro de estudiantes, a la Dirección de Derechos Humanos que nos acompaña desde hace varios años en el trabajo por la memoria, al Consejo Escolar, especialmente a la concejal Leticia Bergás que siempre está al lado de las escuelas, colaborando en la solución de sus necesidades, a la Sociedad de Fomento Libertador General San Martín, con quienes aprendimos a consensuar intereses y trabajar coordinadamente en beneficio de la comunidad, a los padres por elegirnos y confiarnos a sus hijos y a los integrantes de la Asociación Cooperadora que dan el soporte concreto a las necesidades imperiosas, en especial a quienes han sido sus presidentes: el Sr. Raffanelli quien trabajó incansablemente por la construcción de la escuela, a la Sra. Sara Faray con quien se concretó el crecimiento de la institución y actualmente al señor Juan Carlos Mansilla, que también es ex alumno y que vela por la defensa de los intereses institucionales.

N. de la R.: La foto más antigua es del archivo de La Voz de Ituzaingó en el momento en que se colocaba la piedra fundamental del edificio actual de la Escuela Media 2.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.