POR ALGO LO DEGOLLARON

En Ituzaingó hay una calle que, desgraciadamente, pocos nombran como es debido. Se trata de la calle General José María Vilela la cual, aunque parezca mentira, hasta los propios vecinos que viven sobre ella la llaman “VIDELA”.

Pero el General José María Vilela fue una persona muy relacionada con la historia del nombre de nuestra ciudad. Tuvo una participación destacada en la Guerra contra el imperio de Brasil, especialmente en la batalla de Ituzaingó y luego en la batalla de Puente Marquez ocurrida a pocos kilómetros del centro de nuestra ciudad, sobre el Río de las Conchas, actualmente Río de la Reconquista.

General José María Vilela (n. Buenos Aires, 1791 – † Metán, octubre de 1841), militar argentino que perteneció al partido unitario.

Comienzo de su carrera

Era un comerciante que había luchado contra las invasiones inglesas y que tenía un comercio en la zona de Las Conchas, actual partido de Tigre, cerca de Buenos Aires. En 1820, en plena época de anarquía, organizó un cuerpo de voluntarios de caballería, los “colorados de las Conchas”, con el que enfrentó a Carlos María de Alvear y José Miguel Carrera, secundando al gobernador Manuel Dorrego. Meses más tarde luchó contra Francisco Ramírez en Santa Fe, y tras la muerte de éste, su regimiento pasó a Entre Ríos, a apoyar al gobernador Lucio Norberto Mansilla contra Ricardo López Jordán (padre). De regreso, participó en las campañas de Martín Rodríguez al sur de Buenos Aires, y en 1824 fue ascendido a coronel. En 1826 se unió con su cuerpo al ejército que hizo la campaña del Brasil, y era el segundo jefe de la división al mando de Juan Lavalle en las batallas de Ombú, Bacacay, Ituzaingó y Camacuá.

 

Regresó a Buenos Aires en noviembre de 1828 y apoyó a Lavalle en la revolución contra Dorrego. Peleó contra las fuerzas de Juan Manuel de Rosas durante la guerra civil que siguió, participando en la batalla de Puente de Márquez. Acompañó a Lavalle en su exilio a Montevideo, aunque por un corto período pudo regresar a Las Conchas. Estaba de regreso en la Banda Oriental en 1835.

 

La Coalición del Norte acompañó nuevamente a Lavalle en su expedición a Entre Ríos y provincia de Corrientes, en 1839, y también en la invasión a Buenos Aires del año siguiente. Lavalle lo consideraba un jefe valiente, y le dio algunas misiones de responsabilidad. Luchó en las batallas de Yeruá, Don Cristóbal, Sauce Grande, y en la derrota de Quebracho Herrado.

 

Después de esta derrota y de la retirada de Córdoba, Lavalle y Lamadrid decidieron asegurarse los flancos mientras se hacían fuertes en Tucumán. Enviaron a Mariano Acha hacia Santiago del Estero, pero éste fue derrotado por la estrategia defensiva del gobernador Ibarra.

 

También partió una columna hacia Cuyo, al mando del coronel Vilela, con sus mejores hombres, 2.000 en total, que más tarde fueron reforzados con otros 500. Su objetivo era atacar Mendoza, donde esperaba poder derrotar al general Aldao con el apoyo de una revolución liberal. En camino, se detuvo en San Cala, cerca de la actual San Carlos Minas, en el oeste de la provincia de Córdoba. En los primeros días de enero de 1842 fueron alcanzados por el general Ángel Pacheco, que llegó de noche; viendo que sus fuerzas eran inferiores en número, atacó por sorpresa al desprevenido Vilela y destrozó sus fuerzas. Vilela sufrió la pérdida de 500 hombres muertos y más de mil prisioneros, además de los dispersos que nunca logró recuperar.

 

Vilela escapó y alcanzó Catamarca, donde se unió al ejército de Lavalle. De regreso con su jefe a Tucumán, participó en la batalla de Famaillá, que fue una terrible derrota. Intentó huir a través de la selva tucumana en la comitiva del gobernador Marco Avellaneda, pero el jefe de su custodia los entregó al jefe enemigo, Manuel Oribe. Después de un breve sumario dirigido por el coronel Mariano Maza, murió degollado en octubre de 1842 en Metán, en el este de la provincia de Salta, junto a Avellaneda.

 

Bibliografía

Academia Nacional de la Historia, Partes de batalla de las guerras civiles, Bs. As., 1977.

Quesada, Ernesto, Lavalle y la batalla de Quebracho Herrado, Ed. Plus Ultra, Bs. As., 1965.

Quesada, Ernesto, Pacheco y la campaña de Cuyo, Ed. Plus Ultra, Bs. As., 1965.

Ruiz Moreno, Isidoro J., Campañas militares argentinas, Tomo III, Ed. Emecé, Bs. As., 2008. ISBN 978-950-620-245-3

Beverina, Juan, Las campañas de los ejércitos libertadores 1838-1852, Bs. As., 1923.

Fuente Wikipedia (gentileza de Ituzaingó B. Aires, facebook)

Gentileza: Museo Goyaud.

Investigación hecha por el concejal (M.C.) Jorge Lema.

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.